el ojo vago: la gacela

domingo, 3 de octubre de 2010

la gacela


La música se apagó. Las luces se encendieron. Tú seguías bailando, en el centro del local, como si tuvieras tu propia banda sonora. Te movías lentamente. Parecía que hacías el amor con el aire que circulaba a tu alrededor. 
Una veintena de ojos te observaban con esa mirada sucia que desnudaba tu cuerpo. Mis pupilas no fueron tan valientes y se escondieron en el fondo del vaso de ron con hielo. Pedí el último y tú te acercaste. Pronunciaste algo que solo tú entendiste y decidí ser valiente. Me asomé a tu cuello y susurré que me amaras. Volviste a contestarme algo ininteligible. Me levanté y tomé el camino a la puerta. Saliste a mi encuentro pero te caíste de los tacones y fuiste presa fácil para aquella manada de ojos que terminó devorándote. Igual que una gacela entre los leones.

1 comentarios:

A las 4 de octubre de 2010, 0:59 , Blogger Más claro, agua ha dicho...

Y tú sin saber cómo se podía apagar esa maldita banda sonora de Tom Waits... ;-)

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal